Madres agotadas: ¿Cómo evitar caer en el síndrome de Burnout?

¿A quién no le gustaría tenerlo todo bajo control? 

Conciliar el trabajo con la familia, ser buenas madres y excelentes profesoras, llevar bien la casa, tener tiempo suficiente para socializar con amigos y familiares y dedicarte ciertos momentos al día para respirar y centrarte en ti. 

Suena muy bonito, ¿verdad? Pero la realidad es que a veces es mucho más fácil leer la teoría que vivir la práctica.

Este año ha sido agotador para todas las madres que tienen hijos pequeños o adolescentes y han tenido que convertirse, en un abrir y cerrar de ojos, en profesoras, compañeras de clase, supervisoras, conservar su rol de madres y, en muchos casos, hacer todo esto mientras trabajan desde casa debido a todo lo que estamos viviendo con esta pandemia global.

Y a nada de que se acabe el año, muchas mamás están al borde de un ataque de nervios padeciendo, sin saber, el síndrome de Burnout o como se traduce en español “el síndrome del trabajador quemado”.

Pero… ¿qué es eso?

¿Qué encuentras en este artículo?

El Síndrome de Burnout

El Síndrome de Burnout es una respuesta de nuestro organismo a largos periodos de estrés, tanto a nivel físico como emocional. 

Al principio este síndrome se asociaba únicamente a los médicos, enfermeras, psicólogos, trabajadores sociales, trabajadores de atención al cliente y todas aquellas profesiones expuestas al trabajo con terceros y fuertes momentos de tensión, pero hoy en día también aplica para retratar la vida de las madres agotadas, sobre todo en estos momentos.

Pero antes de seguir hablando con el tema, haz el siguiente test para comprobar cómo estás. 

Toma papel y lápiz y contesta “sí” o “no” frente a cada pregunta:

Si tu respuesta fue en la mayoría de las preguntas, sigue leyendo…

Ser madre y maestra 24/7: ¡Una tarea nada fácil!

Ser madre es un trabajo a tiempo completo que se ejerce 24 horas al día durante los 7 días a la semana. Un trabajo gratificante y lleno de amor pero también demandante y agotador que te hace sentir que NO PUEDES LLEGAR A TODO. 

Trabajar, limpiar la casa, ayudar a tus hijos, explicarles temas que a veces no entiendes, ayudarlos con aquellas asignaturas que más les cuesta, ser profesoras, gestionar su frustración y la tuya, mantenerlos motivados, y todo esto cuando estamos físicamente agotadas. 

Lo que produce una sensación intensa de frustración, que si se va al lado oscuro puede terminar haciéndote pensar que no estás haciendo bien las cosas o, lo que es peor,  que no eres una buena madre. 

Pero esto no es verdad.

No tienes que ser una madre perfecta

Aunque es lógico que todas queremos ser las mejores madres para nuestros hijos, protegerlos de cualquier cosa que les pueda hacer daño y ayudarlos a ser las mejores personas y estudiantes posibles, debes recordar que para poder cuidar y enseñar primero debes cuidarte.

Por eso para evitar caer en el síndrome de Burnout y sentirte todos los días parte del grupo de las madres agotadas, aquí te dejo 5 consejos que no puedes olvidar.

1. No puedes con todo y eso está bien

Eres una madre súper poderosa pero no por eso tienes que hacerlo todo tú sola. Reconocerlo no te quita el mérito, te hace más valiente. 

Si sientes que necesitas ayuda para delegar de alguna manera la educación de tus hijos con alguien que les pueda explicar mejor los temas en los que necesitan refuerzo, pide ayuda.

Yo lo veo todos los días en las madres que apuntan a sus hijos en la Escuela de Easy Math, que ahora dedican ese tiempo que antes invertían tratando de ser sus profesoras, en sus trabajos o en sí mismas.

Pedir ayuda no es malo, es una necesidad.

2. Practica el autocuidado

Lo dicho, para cuidar hay que cuidarse. Tanto a nivel físico como emocional.

¿Hace cuánto no haces una actividad que te gusta, no te haces un masaje, no sales a dar un paseo con tus amigas o te tumbas en el sillón tranquilamente a ver esa serie que tanto te gusta?

Estar bien contigo misma y sentirte tranquila y feliz no sólo marcará la diferencia en tu bienestar general sino en la manera en la que interactúas con tus hijos.

3. Madre agotada: ¡No te culpes!

La culpa es uno de los sentimiento más dañinos que una madre puede sentir porque te impide ver todas las cosas que haces bien y te enfoca única y exclusivamente en tus carencias. En lo que te falta para ser “una buena madre”.

Pero qué tal si cambias el foco, eres consciente de todos tus logros diarios, de la persona que estás criando y recuerdas que ya lo eres.

4. Prioriza

Al igual que cuando hablo de la importancia de que tus hijos planifiquen sus horas de estudio, también es importante que lo hagas tú. Prioriza todas las actividades que tienes que hacer en tu día a día en orden de urgentes e importantes.

No olvides incluir momentos para ti en tu día a día.

5. Haz pausas activas cada cierto tiempo

Regálate un espacio al día para ti, aunque sea 10 minutos por la mañana, 10 minutos por la tarde y 10 minutos por la noche, para hacer un par de respiraciones con los ojos cerrados, meditar o simplemente sentarte en actitud tranquila y reflexiva. 

Cuando sientas que tus niveles de estrés van subiendo y que te sientes desbordada, debes parar. Busca un lugar tranquilo, cierra los ojos y vuelve a ti. Repite este ejercicio siempre que puedas. 

Espero que puedas aplicar estos 5 consejos cada vez que sientas que no puedes con todo para que evites caer en el síndrome de Burnout

¿Cómo te ha ido el test? ¿Formas parte del grupo de las madres agotadas? Te leo en los comentarios.

Suscríbete a nuestra comunidad

Y de regalo te llevas este ebook totalmente GRATIS. ¿Te únes? 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Victoria Pérez

Ayudo a estudiantes y a madres con hijos adolescentes a ver las matemáticas de otra manera. Soy Ingeniera de profesión y profesora de matemáticas por pasión. Te acompaño durante todo el proceso necesario para aprobar matemáticas. Juntos haremos que se más fácil de lo que nunca imaginaste.